0 elementos

Hoy vamos a preparar unas rebanadas de pan al té que sabemos que te van a encantar. Una receta sencilla de elaborar en la que puedes ayudarte de los más peques de la casa haciéndoles partícipes del placer de la cocina, y disfrutando así de un rato ameno y por qué no, también divertido.

Estas rebanadas de pan son perfectas para tomar a media tarde o incluso en el desayuno.

 

¿Quieres saber cómo se preparan? Sigue leyendo.

REBANADAS DE PAN AL TÉ CHAI Y MANTEQUILLA

 INGREDIENTES                                      4 RACIONES:
  • 8 rebanadas de pan de molde blanco
  • 400 ml de leche entera
  • 75 ml de crema doble o nata para montar
  • 1 rama de canela pequeña
  • 4 vainas de cardamomo verde
  • 4 clavos
  • 1 cm de jengibre
  • 3 cucharadas de té a granel
  • 2 huevos grandes
  • 50 g de azúcar glas + 1 cucharada extra

 

INSTRUCCIONES
    1. Para comenzar con la receta lo primero que hacemos es engrasar con mantequilla un molde para tarta de un litro.
    2. Seguidamente, retiramos la corteza del pan de molde y lo untamos con mantequilla por uno de los lados, para después, partirlo en triángulos.
    3. Colocamos los triángulos de pan con el lado untado hacia arriba en el molde para tarta.
    4. A continuación, añadimos la leche, la nata, las especias y el té en una sartén en la placa y llevamos a ebullición.
    5. Una vez haya hervido apagamos el fuego y dejamos enfriar durante 5 minutos para después colar el líquido en otra sartén.
    6. En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla tenga un color pálido y una textura cremosa. Esto puede llevar hasta 5 minutos.
    7. Después, añadimos lentamente la leche templada y especiada a la mezcla de huevo y batimos bien.
    8. Vertemos esta crema sobre las capas de pan preparadas y espolvoreamos una cucharada de azúcar por encima para después, dejar reposar durante 30 minutos.
    9. Por último, ponemos a precalentar el horno a 180° C y horneamos durante unos 30-35 minutos o hasta que la crema espese y la superficie esté dorada.

 

Estas rebanadas de pan son ideales para servirlas templadas y puedes tomarlas solas o bien acompañadas de una bola de helado o de alguna mermelada o confitura, como más te guste.
Lo que es seguro es que son un rico y goloso bocado que puede convertir tus meriendas o el café de media tarde en una sabrosa y delicada experiencia.

¿Quieres probarlas?

 

TE PUEDE INTERESAR…

Blog

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?